ATM retuvo 11 vehículos de Uber y Cabify que prestaban servicio en Guayaquil

Tras el inicio del funcionamiento de Uber, la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) de Guayaquil inició controles de los vehículos que prestan el servicio en la ciudad. Así, la entidad retuvo nueve vehículos de esa compañía y dos de Cabify. Uber empezó a rodar en el Puerto Principal y en Quito a las 16:00 del 13 de julio del 2017. A esa misma hora, la ATM arrancó los operativos en distintos puntos del Puerto Principal. La mañana de este 14 de julio, la entidad guayaquileña presentó los automotores que están en el Centro de Retención Vehicular, en el sector Los Vergeles, en el norte de la ciudad.

Édgar Lupera, director de Gestión de Infracciones y Servicios de Tránsito, agregó que dichas plataformas violan el numeral 2, del artículo 386 del Código Orgánico Integral Penal. Ahí se establece: “La persona que conduzca un vehículo con una licencia de categoría diferente a la exigible para el tipo de vehículo que conduce, la sanción será de dos salarios básicos unificados, reducción de diez puntos en su licencia de conducir y retención del vehículo por plazo mínimo de siete días”.

Como parte de las acciones contra esas compañías, el gerente general de la ATM, Andrés Roche, acudió este 14 de julio hasta la Superintendencia de Bancos, en el centro de Guayaquil. Ahí entregó una comunicación en la que solicita que ese órgano intervenga sobre las plataformas porque “operan sin autorización, sin inscribir su personería jurídica y sin pagar impuestos”.

La ATM había mostrado sus reparos al servicio de Uber el pasado 13 de julio. A través de un comunicado en su cuenta de Twitter, se puntualizó: “Dicha empresa o cualquier otra plataforma debe interactuar con los taxis formales. Cualquier otra forma irregular e ilegal de transportación de pasajeros tendrá enérgica aplicación de la ley por parte de la ATM”.  Santiago Borja, gerente general en Guayaquil de Cabify, anunció el 13 de julio –día en el que cumplió un año en Ecuador que ha existido un acercamiento con el gremio de taxistas formales para incluir una nueva categoría de taxis amarillos. Agregó que desde hace un mes hay conversaciones, sin citar número de cooperativas. “Buscamos crear alianzas con ellos, que no nos vean como competencia sino como un socio, queremos trabajar con taxistas profesionales(…) para eso se los capacitaría y se les brindaría premios e incentivos”, señaló Borja.

Fuente: El Comercio

Tags: