Jorge Glas estuvo más de nueve horas en Fiscalía para ampliar su versión en caso Odebrecht

César Montúfar, acusador particular del vicepresidente Jorge Glas, llegó a la Fiscalía escoltado por policías. Carlos Granja.

“Queda muy claro que tuvieron relación cercana (el vicepresidente Jorge Glas y su tío Ricardo Rivera) que no era únicamente familiar, pero además queda claro que el vicepresidente (Glas) le transmitió información sobre la empresa Glory (International Industry) a Ricardo Rivera”.

Para César Montúfar, acusador particular del segundo mandatario dentro del proceso por supuesta asociación ilícita en el caso Odebrecht, esa fue una de las partes más importantes en la ampliación de la versión que rindió ayer Glas por casi cinco horas ante el fiscal Wilson Toainga.

Cerca de cuatro horas más les tomó a Glas y a su grupo de abogados, encabezado por Eduardo Franco, realizar revisiones a la versión entregada.

Montúfar explicó que en la ampliación de la versión que dio Glas, este habría aceptado que transmitió a su tío, en enero del 2015, información de la empresa Glory, la cual está domiciliada en las Islas Marshall.

La información que dio el vicepresidente, según Montúfar, correspondía a una verificación realizada sobre las vinculaciones que aparecían en otros países de la relación entre Rivera y Glory Internacional.

Desde temprano, en los exteriores de la Fiscalía General, se apostaron cerca de 80 seguidores de Alianza PAIS para la supuesta inocencia de Glas.

Al ingreso y salida de Montúfar, ellos lo agredieron verbal y físicamente. Policías trataron de resguardar al político de botellas de cristal lanzadas, golpes con palos de madera de las banderas y hasta con muletas. En medio de la salida, periodistas, camarógrafos y fotógrafos fueron también agredidos.

Al salir de la diligencia, Glas dijo a los periodistas: “He podido desvincular cada uno de esos puntos que fueron presentados en su oportunidad, enfrentando así las presiones de un linchamiento mediático y de una oposición orquestada que ha tratado de presionar al sistema de justicia”.

Sobre Glory dijo que ha aclarado el tema en su versión con muchos detalles. Explicó que contó al fiscal que ante las denuncias que se hicieron públicas en redes sociales, con fecha 4 de enero de 2015, él solicitó una “verificación” de datos a una firma jurídica internacional, la cual con el acceso de documentos públicos en el país donde estaba la empresa, no demostraba vinculación alguna, en ese momento, con Rivera.

“Siendo Ricardo Rivera el acusado por esta denuncia pública creí que lo correcto era transmitir esa información a la persona que era acusada directamente, lo cual me había generado preocupación y que en su momento fue negado por Ricardo Rivera”, apuntó.

Montúfar también manifestó que en la versión del vicepresidente, él “reconoció” que mantuvo reuniones en su despacho con funcionarios de Odebrecht como José Santos.

Eso le hace presumir al exlegislador que esas reuniones no fueron programadas y por ello no aparecen en su agenda. Glas respondió que hubo dos citas entre el 2013 y el 2016.

Dispositivos se mostrarán hoy

La extracción de datos de un dispositivo electrónico enviado, mediante asistencia internacional, por los Estados Unidos, estaba prevista para ayer, pero el fiscal general, Carlos Baca Mancheno, quien asumió la investigación del caso después de la vinculación del vicepresidente Jorge Glas, pidió que ese dispositivo sea explotado hoy junto con otro soporte digital que remitió a la Fiscalía el mismo país.


Un grupo de simpatizantes de Jorge Glas le mostró su respaldo en los exteriores del Ministerio Público.

 

Fuente: Diario El Universo